Marc Anthony regresa al Madison Square Garden 25 años después de su primer show

Compartir esto

arc Anthony volvió anoche a actuar en el icónico Madison Square Garden el mismo día que se cumplían 25 años del primer concierto como solista que dio en el recinto, un aniversario en el que neoyorquino de origen puertorriqueño demostró que su música ha conquistado a varias generaciones de amantes de la salsa.

«Me acabo de enterar que da la casualidad que hoy se cumplen 25 años desde la primera vez que toqué aquí», dijo el salsero sobre el escenario ante la atenta mirada tanto de jóvenes fans, ataviadas con sus mejores galas, como de mujeres que, luciendo camisetas de conciertos anteriores, dejaban claro que llevan décadas escuchando su música.

El cantante, del que se dice es el único artista de salsa que ha sido capaz de llenar el Madison Square Garden, estrenaba con el multitudinario concierto su gira «Pa’lla Voy» de 2022, con la que presentará en EE.UU y Europa su nuevo álbum del mismo nombre, que saldrá al mercado el próximo mes de marzo.

Marc Anthony, recibido con una atronadora bienvenida y vestido con una americana gris y una sencilla camisa blanca, arrancaba el recital de salsa con uno de sus mayores éxitos, «Valió la pena», acompañado de una banda de una quincena de músicos.

Después vino «Hasta ayer», de la que el cantautor -que nació y creció en el barrio latino de East Harlem conocido como «El Barrio»- apenas pronunció dos o tres versos, porque fue un público entregado el que entonó el himno de principio a fin.

Tampoco se resistió a cantar «Flor Pálida», una de sus «canciones favoritas», dijo, pero también aprovechó el concierto para rendir homenaje en un popurrí de baladas al mexicano Juan Gabriel con «Abrázame muy fuerte» y al también mexicano José José con «Almohada», además de al español José Luis Perales con «Y quién es él».

La canción «Pa’lla voy» fue otra de las protagonistas, su nuevo single con el que llama a la fiesta después de un año y medio de pandemia y que es un tema inspirado en “Yay Boy”, de la orquesta de salsa Africando, que originalmente cantó en wolof -lengua hablada en Senegal y Gambia- el fallecido Pape Seck.

El público de Nueva York pareció haberse olvidado de la pandemia, que ha golpeado duramente a la ciudad de los rascacielos, puesto que buena parte de los asistentes no llevaba la mascarilla pese a estar en un espacio interior, gracias a que el estado ha anulado la norma que la hacía obligatoria hace apenas unos días.

El neoyorquino, que en un momento del espectáculo incluso se atrevió a tocar la batería, se despidió con uno de sus himnos más conocidos, «Voy a vivir», durante la cual ondeó y besó la bandera de Puerto Rico, la isla de donde proceden sus padres.

Marc Anthony, que acumula más de tres décadas de triunfos, no solo marcaba 25 años desde que cantó como solista por primera vez en el Madison Square Garden, sino su vigésimo quinta vez en que hace agotar las entradas para uno de sus conciertos.

La gira «Pa’lla voy» continuará por otros ocho estados estadounidenses hasta principios de abril, y luego saltará a España a mediados de julio, donde actuará en nueve ciudades, entre ellas Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Oviedo.

Eduardo Muñoz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *