Para la Policía, “no hay delito envuelto”

Compartir esto

La Policía de Puerto Rico aseguró que “no hay delito envuelto” en la intervención realizada en la noche del martes con el cantante Lalo Rodríguez.

Así lo explicó el teniente Rubén Figueroa, adscrito al cuartal de Trujillo Alto, en el programa La Comay, de TeleOnce.

“No hay delito envuelto, llegamos a brindarle ayuda. No es la primera vez que la Policía ofrece ayuda a una persona. Rendimos un informe con la actuación de la Policía y qué sucedió”, expuso el oficial.

El salsero fue asistido por miembros de la Uniformada, tras recibir una llamada notificando que había una persona sobre el pavimento, en la intersección de las carreteras PR-676 y PR-848, en el mencionado municipio. En la zona lo encontró la agente Kareline López, caminando por la acera aparentemente desorientado, poco después de las 10:00 p.m.

“Estaba desorientado, no saben si bajo efectos de medicamentos o si tiene algún problema emocional. Vieron que no era un comportamiento normal, él accedió y lo llevaron al hospital”, señaló Figueroa, previo a indicar que desconocía si el intérprete estaba bajo los efectos del alcohol.

Cuando el salsero se encontraba en la patrulla, visiblemente alterado mencionó ante las cámaras de NotiCentro, de Wapa, haberse presentado con gran acogida el 18 y 25 de julio en Río Grande y Guánica, respectivamente.

Esas contrataciones artísticas estuvieron a cargo de Orlando Rivera, de Oro Entertainment, quien destacó que Rodríguez ofreció un show de altura, compartió con el público, firmó autógrafos y se veía “en perfectas condiciones”, según contó a Lo sé todo, de Wapa TV. Además, destacó que el artista labora en dos discos, uno secular y otro cristiano. Incluso, está en disposición de contratarlo nuevamente.

Trascendió que la Policía orientó a la administradora de la égida en la que reside Ubaldo Rodríguez Santos, nombre de pila del artista, para que pida una orden de ingreso involuntario en una institución psiquiátrica.

Por su parte, el intérprete Manny Manuel pidió compresión y empatía para su colega.

“Sé lo difícil que es llevar a cuestas un proceso que por momentos quiere ser nuestro dueño. Pido por favor no nos sentemos en el trono del juicio”, exhortó en sus redes sociales El rey de corazones, quien tras declararse culpable por guiar en estado de embriaguez, cumple con un programa de desvío.

“Me tomo la osadía de pedirles comprensión, empatía y consideración con mi amado hermano Lalo”, agregó el también merenguero.

ElVocero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *