‘Un conguero para la historia: Memorias de Jimmie Morales’

Compartir esto

Es un virtuoso de la conga que por 45 años ha repicado los cueros con elegancia y sabor por diversos rincones del planeta. La participación en las principales orquestas de salsa del País y en una cantidad asombrosa de grabaciones discográficas, lo convierte merecedor de contar su historia. Así queda narrada en el libro ‘Un conguero para la historia: Memorias de Jimmie Morales’, escrito por Bella Martínez.

“El libro se logró gracias a una persona que le gusta la salsa y le encanta bailar, Bella Martínez. Nosotros nos conocimos de vernos en los bailes de vez en cuando. Empezando la pandemia vi unos videos que ella subió en la Internet, hablamos y me pidió mi dirección. Era para enviarme una copia de su libro ‘Insurrecta’ y fue cuando me enteré que era escritora”, explicó el conguero, Jimmie Morales.

Morales indicó que tras una conversación con Martínez, que también es la autora de ‘Esquizofrénica’ surgió la pregunta, si alguien había escrito sus memorias a lo que el percusionista contestó que no. Entonces, la escritora mostró interés de realizar el proyecto.

“Entonces empezamos a trabajar en el libro. Inició con entrevistas que me hacía todos los días a las 4:00 de la tarde sin fallar a través de facetime. Comenzamos en el mes de junio y culminamos el 10 de septiembre de 2020”, recordó Morales.

La publicación además de narrar y contar sobre la trayectoria del músico a través de los años, incluye
una discografía que abarca su participación en grabaciones desde 1978 hasta 2020’; y una galería de fotos. La portada fue diseñada por Nilsa Pérez.

El libro se puede conseguir en la Fundación para la Cultura Popular en Viejo San Juan, Librería El Candil en Ponce, R Zayas Music, bellamartinezescribe.com y Amazon, por mencionar algunos lugares.

((Nacido en Bridgeport, Connecticut -de padres puertorriqueños- Morales escuchaba de niño a Los Beatles y Los Beach Boys, entre otros.

“Recuerdo que en casa había un solo disco de lo que podríamos llamar salsa. Era de Rafael Cortijo y su Combo. Un día, mi papá me regaló una guitarra porque sabía que me gustaban mucho Los Beatles, pero nunca aprendí a tocarla”, recordó.

A los nueve años se mudó junto a sus padres a Puerto Rico debido a un padecimiento asmático que se complicaba con la llegada del invierno. El nuevo hábitat fue Lomas Verdes, Bayamón, donde a través de la radio comenzó a escuchar música de Willie Colón y Héctor Lavoe; Ray Barretto; y Larry Harlow e Ismael Miranda, entre otros. La salsa lo cautivó y apasionó. Lavoe y Barretto se convirtieron en sus músicos favoritos.

“En esos días, hice un intercambio con un amigo. Le presté mi bicicleta y él me prestó su batería. El contacto fue breve con el instrumento porque mi papá me regañó por prestar la bicicleta. Al tiempo, nos mudamos para Santa Juanita, Bayamón y me encontré con un vecino que tenía una conga. Podría tener como 11 o 12 años. Fue cuando comencé a identificar la conga en las canciones que escuchaba en la radio”.

El vecino le prestaba la conga y empezó a practicar al ritmo de un toca disco. La meta trazada fue aprenderse las canciones de memoria.

“En la escuela, la única clase que ofrecían era de canto y para eso yo no servía. Seguí estudiando a Barretto que se convirtió en mi conguero favorito y Lavoe en mi cantante favorito. Amplié la capacidad de escuchar a otros congueros de moda como Eddie Montalvo, Frankie Rodríguez, Milton Cardona, Mongo Santamaría y Frankie Malave”…

Luego de esas interacciones con el instrumento su debut tocando conga fue en una parranda Navideña. La ejecutaba con un patrón de ritmo, pero admite no sabía tocarla. La primera aventura musical llegó al participar en un grupo formado por personas del vecindario, el grupo La Justicia. Posteriormente se unió a la Orquesta La Predilecta, donde tocó en una fiesta de marquesina y ganó sus primeros $15 como músico. El sueño del conguero era tocar con La Mulenze. Le fascinaba la orquesta y conocía su repertorio al dedillo.

Con la ayuda de Aníbal Vázquez y un individuo apodado Cuco que tenían oficina en la zona disquera de la Parada 15 en Santurce, llegó la oportunidad de convertirse en conguero del cantante Tito Allen. Eran los tiempos en que Allen tenía pegado en la radio el tema ‘Por eso’. Participó de múltiples presentaciones junto al cantante hasta que comenzaron a surgir nuevas oportunidades.

“Lo que pasaba con Tito Allen era que venía a Puerto Rico, tocábamos y él, luego regresaba a Nueva York. Entonces, nos quedábamos nosotros por acá un tiempo sin tocar. Es cuando Raphy Leavitt me invita a una audición. Fue en el momento que entró a cantar Tony Vega y grabarían el disco donde se encuentran los temas ‘Sheila Taína’ y ‘La Cosquillita’. Se suponía que yo grabaría en ese disco, pero cuando estaba ensayando con ellos y parecía me iba a quedar en la orquesta apareció otra invitación”.

La invitación se convirtió en un dulce dilema. Por un lado tenía la oportunidad de tocar con La Selecta de Leavitt presta a entrar al estudio de grabación; por otro lado, a través de Edwin ‘Mulenze’ Morales -con quien soñó tocar siempre- recibió la buena nueva de que Willie Rosario lo buscaba para ofrecerle trabajo. La decisión final fue unirse a la orquesta de Mr. Afinque (Willie Rosario) y llenar la vacante dejada por la partida del conguero Papo Pepín. Durante ocho años fue integrante de la banda de Rosario y ha grabado en 14 de las producciones del timbalero.

Morales ha participado en producciones discográficas como ‘Encuentro Cercano de dos grandes’ de Andy Montañez y Pellín Rodríguez; en proyectos de Roberto Roena, los nueve discos como solistas de Frankie Ruiz; con Ismael Miranda, Oscar de León, José Alberto ‘El Canario’; casi todos los discos de Gilberto Santa Rosa y en una cantidad envidiable de otros exponentes del género.

“Son más de 300 grabaciones. A eso hay que añadirle los discos de los artistas de la compañía discográfica venezolana, TH Rodven; Edwin Colón Zayas, el grupo de música urbana 3-2 Get Funky; y recientemente ‘Colegas’ de Gilberto Santa Rosa y ‘Opus’ de Marc Anthony”.

La reconocida compañía de instrumentos de percusión REMO por un tiempo sacó dos modelos de congas de colores diferentes con su nombre y junto a la empresa se abrió camino por el mundo, ofreciendo clínicas en Estados Unidos, Suramérica y China. Representó a REMO en el evento ‘China Drum Summit’ (2016), donde los protagonistas eran los bateristas más famosos del mundo. Fue el único percusionista, conguero en ser invitado al prestigioso evento.

“Tuve la dicha de brindar clínicas en Taiwán. Una experiencia enriquecedora. Compartir con maestros y estudiantes de escuela elemental, donde la compañía REMO les donó instrumentos. Ver la alegría de esos niños al recibir los instrumentos y compartir con ellos fue una de las mejores experiencias en la vida”, narró el músico que impartió también talleres en la Universidad de Taipei y además, cuenta con la línea exclusiva de ‘Toca Percussion Jimmie Morales Signature Series Congas’.

Fundación Nacional para la Cultura Popular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *