Los Dodgers son los nuevos campeones de las Mayores

Compartir esto

Los Dodgers de Los Ángeles finalmente regresaron al trono del béisbol de las Grandes Ligas.

Con una efectiva labor combinada de siete lanzadores y la versatilidad ofensiva de Mookie Betts, los Dodgers derrotaron el martes en la noche 3-1 a los Rays de Tampa Bay en el sexto partido de la Serie Mundial, la que se jugó en el Global Life Field de Arlington, Texas.

Es el primer campeonato de los Dodgers desde el 1988. La novena angelina había fallado en ganar el ‘Clásico de Otoño’ en sus dos más recientes intentos: 2017 (Astros) y 2018 (Medias Rojas).

Los Rays estaban en su segunda Serie Mundial. En el 2008 fueron vencidos por los Filis de Filadelfia.

Los Rays anotaron en la primera entrada con cuadrangular de Randy Arozarena ante Tony Gonsolin. Para el novato cubano fue su tercer jonrón en la Serie Mundial y el décimo en esta postemporada, en la que además dio 29 hits en 22 juegos.

Pero en la conclusión de la sexta entrada, un Blake Snell que había dominado por completo a la poderosa artillería de los Dodgers, fue removido del montículo luego de un out, tras permitirle imparable al noveno bate Austin Barnes. El dirigente de Tampa Bay Kevin Cash sustituyó al zurdo por el derecho Nick Anderson para enfrentar a Betts, no empece a que se había ponchado en sus dos turnos previos de la noche ante Snell.

Betts respondió con doble colocando los “locales” corredores en posición de anotar. La del empate anotó con lanzamiento salvaje de Anderson y la de la ventaja con un espectacular corrido de Betts de tercera al plato con una roleta de Corey Seager de frente a la primera base. Betts anotó fácilmente, a pesar de que Ji-Man Choi jugaba al frente.

El propio Betts puso el juego en caja de seguridad con un cuadrangular abriendo la octava entrada.

Seager recibió el trofeo Willie Mays como Jugador Más Valioso de la Serie Mundial. El campocorto también cargó con ese honor en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Gonsolin salió con dos outs en la segunda entrada y fue relevado por Dylan Floro. El desfile de relevistas siguió con Alex Wood, Pedro Báez, Víctor González, Brusdar Graterol y Julio Urías, quien fue el más que tiró -2.1 entradas- y se anotó el salvado. Su compatriota mexicano González fue acreditado con la victoria.

Snell lanzó 5.1 entradas y terminó con nueve ponches. Apenas permitió dos hits y no dio boletos. Anderson cargó con el revés.

De esta forma concluyó una temporada especial debido a la pandemia del Covid-19. La temporada regular fue de apenas 60 juegos (102 menos que una normal) y se agregó una ronda de playoffs clasificando por primera vez 16 equipos. A partir de la Serie Divisional se jugó en varias sedes neutrales (burbujas). Los Dodgers jugaron todo el tiempo en Arlington luego de celebrar la primera ronda en su estadio.

Los Dodgers contaron en su elenco con los boricuas Kike Hernández y Edwin Ríos, mientras que Michael Pérez fue parte de los Rays.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *