Sandy Reyes: Antes de ser voz de oro del merengue su sueño era ser cantante romántico

Compartir esto

 

Hace 45 años, Sandy Reyes era un mozalbete que cantaba en el piano bar del hotel El Comodoro en un grupo dirigido por Rafelito Cepeda. Allí fue descubierto por el entonces influyente productor Rafael -Cholo- Brenes, quien se lo recomendó al padrino musical Wilfrido Vargas.

El timbre de voz de Sandy llamó la atención de Wilfrido, quien le propuso integrarse a los Beduinos, en sustitución de Vicente Pacheco, quien salió en noviembre de 1975.

Oh, sorpresa, Salvador Reyes (verdadero nombre de Sandy) le respondió con un no diplomático: “Yo no me veo siendo merenguero de una orquesta, a mí me gusta la música romántica; además me inscribí en la universidad y no quiero que nada me desvíe de los estudios” (cita tomada del libro “Merengueros”, de Fausto Polanco).

El cantante Omar Franco, quien solía recoger a Reyes en el hotel, fue quien lo convenció de aceptar la propuesta de Wilfrido Vargas de integrarse a sus Beduinos.

Sus primeros éxitos llegaron de inmediato: “El pájaro chogüí y” y “Solina, Solina”. Desde entonces hay toda una historia alrededor de Sandy Reyes, quien cumplirá 65 años de edad el próximo 9 de noviembre, de este 2020.

Su actividad
En su espalda lleva una carrera artística que desarrolló hasta final del siglo pasado, pero ha continuado haciendo presentaciones ocasionales en Estados Unidos, donde reside desde la década de los 80.

A su vida se suman los lamentables episodios de haber sufrido dos accidentes cerebrovasculares, no severos, que le han mantenido algo alejado de los escenarios, pero que según él expresa no le ha afectado, en absoluto, su voz. En cambio, afirma no tener las  mismas agilidades motoras de antes, a pesar de que camina y se mueve con facilidad.

El merenguero, oriundo de la ciudad de La Vega, confiesa agradecer a  Dios por todo lo sucedido y las batallas que le ha ganado a la vida. Y es que el camino que le tocó transitar no ha sido color de rosas. Sin embargo, es considerado como una de las mejores voces del merengue.

“Debo decirles a mis seguidores que a pesar de los problemas de salud que he enfrentado, mi voz está intacta, mis cuerdas vocales están muy bien y aún continúo cantando en donde me contratan”, expresa al conversar vía telefónica con LISTÍN DIARIO.

El próximo viernes, en el hotel Barceló Santo Domingo (antiguo Lina), Sandy Reyes recibirá un homenaje por varios exponentes del merengue durante la presentación de “El bailazo”, un concierto en el que participarán Pochy Familia, Carlos Manuel “El Zafiro”, Vicente Pacheco, Raffy Matías y Henry y Willie Hierro.

Ellos compartirán con el veterano merenguero que promete interpretar sus mejores éxitos como “Enamorar”, “Margarita”, “El amor y la moda”, “Cualquiera que te oye”, “Abusadora”, “El guardia del arsenal”, “Comején”, “El tiburón” y “Un pie aquí y el otro allá”, entre otros.

“El año pasado, una noche al levantarme de la cama me caí tres veces al piso, no sufrí gran daño físico en el momento, pero de inmediato supe de lo que se trataba. Ya había vivido la experiencia de haber sufrido un accidente cerebrovascular y sabía que se trataba de una repetición. Llamé al 911 y de inmediato me atendieron”, relata a Listín Diario.

¿En asilo?
Sobre la información que circuló el año pasado que daba cuenta de que vivía en un asilo y se le vio en una silla de ruedas, relató que estuvo presente en ese asilo como invitado, para cantarles a los ancianos ese día.

“Hubo alguien que filmó un video y lo compartió en las redes sociales y se armó un escándalo”, explica.

Sandy vive en el Bronx  junto a su hijo Marc, el que tuvo fruto de su tercer matrimonio.

“Actualmente me estoy divorciando de mi tercera esposa; mi terapeuta me dijo que si no me divorciaba ella me iba a arrastrar nuevamente al vicio del alcohol y al de las drogas, y yo no permito que nadie fume ni beba alcohol en mi casa”, sostiene.

El merenguero espera que pronto le salga el divorcio porque ya tiene una nueva relación sentimental y espera casarse desde que esté libre.

El debut.
Sandy debutó con Los Beduinos en una fiesta realizada en El Caribeño, de Santo Domingo, el 6 de noviembre de 1975, con un salario de 35 pesos por fiesta, señala el libro “Merengueros”. Eso era el triple de los 80 que recibía al mes por cantar en el hotel El Comodoro.

El frente.
En 1975 además de Sandy en el frente de Los Beduinos estaban César Ozuna y Víctor Waill.

En 1981 pasó a formar parte del Equipo de Dioni Fernández, aunque regresó luego a Los Beduinos y en 1983 lanzó su propio proyecto.

Ynmaculada Cruz Hierro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *