Música urbana dominicana, ¿es momento de internacionalización?

Compartir esto

 

Nunca como ahora había tomado más dimensión el trabajo de los cantantes urbanos dominicanos locales en el extranjero. Parece que han ido asimilando los códigos en base a un replanteamiento de las estructuras promocionales, equipos de trabajo y relaciones con los duros del negocio a través de las colaboraciones.

Quizás esto explica uno de los triunfos más importantes logrados por un exponente del patio. El Nene Amenazzy le ha dado al movimiento local un baño envidiable con un galardón internacional de la estatura de Premio Lo Nuestro. Su triunfo en la categoría Nueva Generación Urbana y la participación artística durante la premiación, con el tema “Baby”, el cual popularizó junto a Nicky Jam y Farruko, marcó un momento histórico en la corriente urbana dominicana. “No puedo explicar con palabras como me siento, estoy feliz de representar la juventud y poner el nombre de República Dominicana en alto”, dijo José Daniel Betances, nombre de pila del intérprete de éxitos como “La Chanty”, “Me haces falta” y “Sin Maquillaje”, este último a dúo con Don Miguelo.

En otro mensaje, aconsejó a nuevos talentos a “que se mantengan perseverantes y ustedes son los dueños de su futuro y deciden para donde van”. Desde que Amenazzy comenzó a sumir estrategias de expansión y codearse con figuras como Noriel, Arcángel, De La Ghetto, Lary Over, Nicky Jam y Farruko, entre otros, su posicionamiento en mercados extranjeros refleja el respaldo de un equipo de trabajo desde la compañía Rimas Entertainment, rodeado de estrategas como Gilbert Rodriguez (@titoflowezzy) y Rafael Alexis Quiles (@alexgargolas), quienes ya anuncian el tema “Desierto” de Amenazzy y Don Omar.

¿Quién es más internacional, Amenazzy o El Alfa? La pregunta suele recorrer en estos tiempos los pasillos del entretenimiento a modo de encuesta. Y no han faltado los que se decantan a favor de Emanuel Herrera, conocido como El Alfa, un exponente que ha puesto de moda el dembow fuera de la República Dominicana. Quizás no tiene un premio internacional, hasta el momento, pero los millones de reproducciones en las plataformas digitales, su popularidad en Estados Unidos, Colombia, Chile y República Dominicana, por mencionar solo algunos países, dan cuenta de que está viviendo uno de los mejores momentos de su carrera.

Su impacto fuera de su tierra natal se debe, en gran medida, a las colaboraciones con artistas boricuas como Nicky Jam, Arcángel, Zion y Lennox, Tito “El Bambino”, Farruko, Noriel, Anuel AA, Chencho Corleone, Jon Z, Miky Woodz, Bryant Myers y Myke Towers. Pero la más trascendental ha sido con el rey del trap, Bad Bunny, quien no solo lo bendijo en Chile con una participación histórica en el Festival de Viña del Mar 2019, sino también que le dio a beber las mieles de un súper éxito como “La Romana”. Poco queda de aquella actitud del joven cantante que alborotó a medio pueblo dominicano por su gesto en la Plaza de la Bandera. Hoy, El Alfa se muestra más decidido a conquistar al público con su música y a no retroceder para plantar bandera en otros territorios.

“Lo que está pasando conmigo, hay que aprovecharlo y valorarlo”, dijo el artista en una pasada entrevista con EFE, luego de implantar un récord para un exponente dominicano de su género, al llenar el Palacio de los Deportes “Virgilio Travieso Soto”, con la celebración de sus 10 años de carrera musical en el 2018.
Hay otros cantantes que se mantienen haciendo sus diligencias.
Uno de los más consistentes es el “dolor del género”, Mozart La Para, quien permanece aliado al catálogo de la compañía Roc Nation, propiedad del famoso rapero, productor y empresario Jay Z. El intérprete de “Mujeres” es, sin duda, una de las caras más conocidas del movimiento urbano dominicana en plazas internacionales, aunque es evidente que ha faltado más respaldo de la compañía estadounidense que en un momento fue dirigida por el astro de la bachata Romeo Santos. “El Lápiz consciente” es otro de los nombres de la música urbana local que ha estado amagando constantemente en el plano internacional, respaldado por Sony Music. Incluso, ha estado nominado en Premios Latin Grammy (Mejor canción urbana, con el sencillo “Papá”, que interpreta junto a Vico C). Hasta ahora es el único urbano dominicano que ha sido nominado por la Academia Latina de la Grabación.

La esperanza de una mayor explosión del talento urbano dominicano en la escena internacional no está perdida. Muchos apuestan a que figuras como Bulova, Atomic, Lírico En La Casa, Mark B, Musicólogo, El Mayor, Shadow Blow, Secreto, Don Míguelo y Vakeró, entre otros, apuesten a un mayor impulso de sus carreras.

Para J Álvarez , de padres dominicanos, nacido en Puerto Rico, la República Dominicana “se puede convertir en lo que es Puerto Rico, donde hay 50 o 60 artistas generando y contribuyendo al pueblo”. “Yo pienso que República Dominicana, en cuestión de lo que es género urbano, puede mejorar muchas cosas”, agregó.

En mayo pasado, el mismo ídolo del reguetón Farruko afirmó que “para mí, el artista dominicano, en comparación con el artista boricua, es más creativo. No sé qué le echan aquí al mangú, no entiendo qué tiene el salami, pero a mí me gusta la propuesta musical de los dominicanos. Son originales y alegres. Yo respeto la música dominicana, yo diría que más que la de los boricuas. Yo creo que soy el artista que más colaboraciones tiene con dominicanos”. Sin embargo, observó que “hay un problema de manejo, hay un complejo… Los artistas dominicanos, por lo que he podido ver, tienden a sacarse el ojo unos a los otros. Ven que uno está subiendo, y le tira la mano al otro. Se arrean entre ellos mismos. Y la gente que está dentro de la industria, que llevan los negocios, que tiene las herramientas para poder exportar la música y llevarla a otro nivel, no hacen bien su trabajo”. Una imagen que debe de cambiar.

Natti Natasha, un concepto aparte

Aunque primero tuvo que pegarse trabajando su carrera desde Estados Unidos, antes de darse a conocer en su tierra natal República Dominicana, Natti Natasha maneja otros códigos que le han permitido sembrar las bases para convertirse en un súper estrella. Primero, Don Omar fue su padrino musical, y desde hace varios años sus más notables conquistas llegaron de la mano deLl influyente productor y manejador de artistas del género urbanoRaphy Pina (Pina Records). Múltiples premios, miles de millones de reproducciones en las plataformas digitales y exitosos conciertos la han convertido en una de las voces femeninas latinas más populares del reguetón.

Jose Nova

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *